Lo que nos espera

Lo que nos espera

Nunca como antes la economía había dependido de los científicos. La mayor incertidumbre de la recuperación global en el 2021 está supeditada al éxito de una vacuna, cuyo mayor reto no es solo su eficacia sino la capacidad de los gobiernos para adquirirla y distribuirla. Colombia se enfrenta a, por lo menos tres reformas estructurales. 

La mejor definición, quizás, sobre las perspectivas económicas del próximo año la dio el  jefe del equipo de investigación económica de la reconocida firma de banca de inversión  Goldman Sachs, Alberto Ramos: “el vector determinante es viral”.

Ramos, quien intervino en el foro anual denominado “Con la economía no se juega, perspectivas 2021”, organizado por Corficolombiana, señalo que América Latina no estaba preparada para un impacto que ha provocado el COVID-19 y precisó que la región enfrenta dos problemas en el corto y mediano plazo: uno pandémico que proviene del resultado de la vacuna y otro endémico, fundamentado en el bajo crecimiento de los últimos años, el atraso en las reformas estructurales y las brechas sociales.

En ese berenjenal está Colombia, quizás con menor o mayor grado que otros países, pero con una economía fuertemente golpeada por el impacto de la pandemia, con un desempleo que, si bien ha revertido los peores indicadores del segundo trimestre del presente año (15,8), presenta una contracción del 14,7%, con una alta informalidad, y además con una amenaza de las principales firmas calificadoras de riesgo frente a la estabilidad de su grado de inversión.

Expectativas de crecimiento

Por ahora, se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) cierre con una caída del 7,0% este año y que su recuperación, según la meta más reciente del Ministerio de Hacienda, sea del 5,0% en el 2021, cuando se hace indispensable presentar una serie de reformas, sobre todo, en el ámbito fiscal y laboral, en un periodo preelectoral, en medio de un ambiente de activismo social y político.

El desafío es grande. Una reforma tributaria, que reduzca el déficit fiscal (se estima que subirá al 8,9%), con una deuda interna y externa en expansión, y gastos sociales pendientes, será inviable si se escoge el camino del aumento de impuestos. Tendría que ser, según coinciden analistas nacionales y extranjeros, fundamentada en la eliminación de exenciones tributarias que, según reveló el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, subieron del 6,0% del PIB en 2011 al 8,7% en 2019.

La mayoría de ellas, no son corporativas sino que están concentradas en el IVA, lo que indica que al reducirlas implicaría aumentar la base gravable en bienes y servicios. La gran pregunta es: ¿cobijaría las exenciones y deducciones aplicadas actualmente a la canasta familiar?     

Las reformas previstas tienen varios problemas. Uno de ellos es la polarización política y el activismo social. El año entrante, cuando se deben presentar los proyectos al congreso de la República, es preelectoral. Se corre el riesgo de que las discusiones se politicen y las iniciativas se hundan o pasen sin el criterio técnico esperado.

Otros riesgos para las metas

Aunque en términos generales, existe optimismo frente a la recuperación económica a partir en el 2021, eso sí, sin alcanzar las proyecciones que se hicieron en 2019 a mediano y largo plazo, en el horizonte existen una serie de variables en contra que pueden diezmar los objetivos formulados en materia de PIB, empleo, tasa de cambio, déficit fiscal y cuenta corriente de la balanza de pagos.

Uno de ellos, es que la vacuna no llegue pronto o no de los resultados esperados y haya un segundo o tercer rebrote que obligue a las autoridades sanitarias a restablecer medidas altamente restrictivas como el aislamiento preventivo obligatorio (cuarentena). Eso sería fatal y hay que recordar que en el primer trimestre del año se contrajo 15,7%, pues gran parte de las actividades se cerraron.

Si eso llegara a suceder, lo que se considera improbable, no solo se afectaría la meta del PIB del 5,0% del 2021 sino el del 2022, con impactos en lo social y económico. Pero es una eventualidad, como lo afirmó Alberto Ramos de Goldman Sachs.

“El peor error que se puede cometer en una reforma estructural como la que se requiere actualmente es subir los impuestos. Lo que hay que hacer es promover el crecimiento, generar empleo formal y atraer inversión.”


Daniel Lacalle
Economista jefe de Tressis

¿Y las reformas?

Un riesgo latente es que no se aprueben las reformas formuladas. Si eso llegara a suceder, lo más probable es que el país pierda el grado de inversión, se genere desconfianza por parte de los mercados internacionales, suba el costo de la deuda (spred) y se reduzca el monto de la inversión extranjera directa (IED)

Ahí habría un impacto sobre la Cuenta Corriente de la Balanza de pagos, que actualmente presenta un déficit del 3,4%, según lo afirmó en el foro con la “economía no se juega”, la codirectora del Banco de la República, Ana Fernanda Maiguashca.

Los riesgos en materia monetaria son mínimos, aunque se prevé un deterioro en la cartera financiera (aumento de la mora). Según Maiguashca, una de las firmes candidatas a la gerencia del Banco de la República, en reemplazo del saliente, Juan José Echavarría, la meta de inflación se situará en el 3,0% (o algo menos 2,8%), salvo que haya un rebrote del COVID-19 y los precios por tema de demanda caigan.

“No se prevé un mayor riesgo en esta materia, aunque en el Banco nos gusta que se cumpla la meta o, por lo menos, que no se salga del rango (entre 2 y 4%). 

Hay factores externos asociados a los commodities. Colombia todavía depende mucho de los ingresos de productos básicos como el petróleo, el carbón y el café. Aunque las cotizaciones del petróleo se han mantenido en 45 dólares el barril y los mercados le apuestan a un promedio de 50 dólares en el 2021, esta proyección es una lotería y todo lo decide la demanda (asociada al crecimiento global, sobre todo de China), las decisiones de la OPEP y las condiciones geopolíticas.

Si China crece al 8,2% (se prevé que cerrará con un +1,9 en 2020), es posible que los precios del crudo se sitúen en un premio de 50 dólares el barril, que si bien está lejos de alcanzar los niveles de 2012 cuando se llegó a rangos de 90 y hasta 105 dólares, son  consistentes con la situación global.

Oportunidades

El 2021 es un año de recuperación. Aunque las tasas de crecimiento siguen en terreno negativo, las expectativas son positivas. “Ya se salió de la zona rojas”, considera el equipo económico del gobierno. El PIB pasó de un desplome del 15,7% en el segundo semestre al 9,0% en el tercer periodo de 2020.

Sin embargo, hay que pensar que no todo será igual al pasado. Las empresas, por ejemplo, deberán que adaptarse a las nuevas exigencias de los consumidores, a las nuevas formas de trabajo, y el talento humano necesitará capacitarse en habilidades y destrezas, conocimientos y aptitudes. “es un reto, dice Sol Beatriz Arango, empresaria y quien considera que a partir del 2021 habrá nuevas oportunidades. Eso sí, se requeriría disposición, creatividad y esfuerzo.

Pilares para la reactivación

1. Reforma fiscal. Basada en reducción de exenciones y en la promoción del crecimiento del empleo.

2. Reforma Laboral. Basada en el estímulo a la generación de empleo formal y la creación de unidades productivas atendiendo la nueva realidad.

3. Fomento de la Inversión. Poner en marcha los megaproyectos en infraestructura e impulso a la vivienda.

4. Gran acuerdo. Adelantar una estrategia colectiva donde participen gobierno, sector privado y trabajadores.

5. Invertir en el capital humano. La nueva realidad requiere nuevos talentos. Hay que tener en cuenta el cambio de hábitos, tendencias y el relacionamiento social.

Proyecciones crecimiento 2021

países de América Latina miembros de la OCDE o en proceso de acceso.

Chile…….. 4,2%

Argentina  3,7%

México….. 3,6%

Colombia….3,5%

Brasil……….2,6

Costa Rica…2,0

Fuente: OCDE

Crecimiento global esperado 4,2%

Fuente: OCDE

Crecimiento América Latina   3,6% Fuente: FMI según revisión de metas

Otros indicadores básicos proyectados al 2021

Tasa de intervención……..1,75%*

Déficit fiscal………………..7,6%

Tasa de cambio…………….3400 a 3600

Desempleo……………………14,8%

Petróleo………………………US59,40 barril

Fuente: Minhacienda/Banco de la República/

Compromiso por Colombia 2021

-492 proyectos específicos

-Principales sectores: infraestructura, vivienda, tecnología, agroindustria

-Monto: 58 billones del Presupuesto

-Monto adicional 35 billones gobiernos regionales y locales.

-Otros proyectos sociales financiados con recursos de regalías.

-Impacto: impulso al crecimiento, inversión, empleo formal y bienestar social.

Fuente. Ministro de Hacienda

Fuentes de crecimiento 2021

1. Expectativa de efectividad de la vacuna

2. Estímulos fiscales

3. Bajas tasas de interés

4. Flexibilidad en el crédito internacional.

5. Recuperación del consumo privado y público

Fuente: Minhacienda/Mincomercio/Fedesarrollo



Comparte esta Publicación:

Dejar un Comentario

×